GANAR GANAR GANAR

Cuando GANA el cliente de tu cliente, GANA tu cliente y GANAS tú. El cambio en el entorno de negocios, me enseñó que el tradicional ganar-ganar ya no es suficiente.

Hoy quiero compartirte cómo aprendí esta lección.

Durante la pandemia, la realidad de mi base de clientes (todos recurrentes) cambió drásticamente, la naturaleza de nuestra relación nos permitió hacer equipo para encontrar soluciones.

Inicialmente nos enfocamos en hacer más eficiente la operación, aprovechar mejor los recursos y ajustarnos al recorte de gastos. Pero esto tenía un límite, para no afectar la operación mínima de la empresa.

Entonces nos enfocamos en la parte de ventas, con el mismo enfoque de eficiencia:

  • Primer aprendizaje: De nada sirve ser eficiente en las ventas, si vendes cosas que el mercado no está comprando.
  • Segundo aprendizaje: No se trata de lo que quieras vender, se trata de lo que tus clientes finales necesitan comprar.

Parece muy obvio, pero no lo es, la inercia es tan fuerte que queremos seguir vendiendo lo de siempre y nos frustra que no nos compren.

Aquí aprendí el tercer Ganar:

Lo que sea que vendas a tu cliente, tiene que ayudarle a vender más y mejor, es decir, tu oferta debe generar un triple ganar en este orden:

  1. El cliente de tu cliente
  2. Tu cliente

El tercer Ganar cambia la dinámica del juego por completo.

Cuando le ayudas a tu cliente, a cobijar a sus clientes, estás blindando SU flujo y apoyándolo con la continuidad de su empresa.

Siempre tendrás la atención de prospectos y clientes, cuando lo que pones en la mesa son caminos para cobijar a sus clientes y generar nuevos ingresos.

Para lograr el triple Ganar, necesitas recalibrar tu propuesta de valor y por supuesto la cultura en tu empresa.

Es fundamental que todas las personas en tu empresa, tengan claro el triple Ganar y les enseñes a ver dos niveles más allá: 1) tu cliente directo 2) el cliente de tu cliente.

Búscame, para ayudarte a recuperar tu tranquilidad eliminando el desmadre operativo, en esta liga podrás entrar a un taller de libre acceso donde te explico más a detalle cómo lograrlo.

Recuerda: Cliente de tu cliente, tu cliente y luego tú.

Volver arriba